sábado, 15 de septiembre de 2012

PIZZA CON MAÍZ, BEICON Y TOMATE PICANTE

Dicen los que saben mucho de estos temas que la pizza, tal y como la conocemos en la actualidad, tiene su origen en la ciudad de Nápoles, a mediados del siglo XVII.
Aunque mucho antes, pero dejando a la gente del neolítico tranquila, hay constancia de que los griegos -aquellos que escuchaban a Sócrates y Platón- ya disfrutaban de esos panes planos, llamados “plakuntos”, a los que se les añadía por encima ajo, cebolla, hierbas y especias. Y otros, que estaban cerca pero no juntos, los persas, hacía lo propio con un pan plano con dátiles y queso fundido.
Está claro que esto de la pizza es algo como muy antiguo. De alguna forma -quizá a través de los fenicios que eran culos inquietos- se extendió a otras zonas del área mediterránea: Cataluña, Comunidad Valenciana, Baleares, Andorra o Aragón oriental, tomando el nombre de coca, cóc o fogassa (en el Rosellón). O más cercanas, sin necesidad de metamos en berenjenales, como la pizza turca: Lahmacun.
Lo que está claro es que la pizza es un alimento sencillo de elaborar que mezcla simplicidad e ingredientes básicos. Pero, sobre todo, los ingredientes que suelen ser propios de la zona o aquellos que tenemos más a mano.
INGREDIENTES
100 gramos de harina de trigo.
50 gramos de harina de maíz.
100 gramos de agua.
7 gramos de Aceite de Oliva Virgen Extra.
15 gramos de levadura fresca.

PARA LA COBERTURA
80 gramos de maíz dulce.
80 gramos de beicon.
1 cebolleta tierna.
1 pimiento verde italiano.
1 tomate maduro.
1 diente de ajo.
4 cucharas de Salsa Ranchera “La Costeña” (tomatillo, chile jalapeño, cebolla, chiles secos y sal).
Aceite de Oliva Virgen.
Queso Parmesano recién rallado.
PREPARACIÓN
Mezclaremos las harinas con la sal en un recipiente amplio. Haremos un volcán en el centro y añadiremos el agua templada en la que habremos disuelto la levadura y el aceite de oliva. Lo mezclaremos todo bien.
En el banco enharinado, amasaremos la masa durante unos 5-10 minutos hasta lograr una consistencia elástica. La pondremos en un cuenco untado con aceite, y cubierto con film transparente durante unos 40 minutos para dejarla fermentar.
Una vez fermentada, volveremos al banco de trabajo para amasarla de nuevo y estirar la masa con el rodillo hasta que quede fina.
Mientras fermentaba la masa, habremos rayado el tomate, al que mezclaremos el ajo finamente picado y las 4 cucharadas de la salsa ranchera. Pelamos la cebolleta y la cortamos a rodajas. Picamos muy fino el pimiento.
Untamos la masa con el tomate especiado, le echamos por encima el maíz, el pimiento verde picado y los trozos de beicon y añadimos la cebolleta.
La hornearemos a 250ºC unos 15 minutos, o hasta que veamos que los bordes están dorados.
Un par de minutos antes de sacarla le echaremos por encima el queso.

18 comentarios:

  1. Interesante la parte histórica, y tu pizza se ve absolutamente deliciosa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  2. Ummmm que ricura me ha encantado el post y la pizza.
    Bicos mil y feliz finde wapa.

    ResponderEliminar
  3. Esta pizza le gustaría mucho a una amiga mía, me la apunto y se la paso porque yo y estos ingredientes no nos acabamos de llevar.
    La foto buenísima :) un besazo

    ResponderEliminar
  4. Tiene muy buena pinta esta pizza. Menudo color ¡¡¡

    Un Abrazo, Agustí Cangrejo Grande

    ResponderEliminar
  5. Que rica....con maiz have tiempo no como y me encanta....la parte historica de la pizza es interesante.....Pero como bien dices....sencilla y nutritiva!....Abrazotes, Marcela

    ResponderEliminar
  6. Te ha quedado una pizza de lo más mexicana, picante picante de verdad.

    ResponderEliminar
  7. Super rica! y de ricos con tanto relleno, esta no es como las compradas!.
    la próxima le pondré la harina de maiz, que no la suelo hacer así y debe estar muy buena. Besos!

    ResponderEliminar
  8. Ha sobrado un trozo para mi? Me gusta que tenga el toque picante.
    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Pues naciera en Nápoles o en la conchinchina el caso es que me encata y la tuya se ve tremenda!! me gusta la combinación de harinas que has usado!

    besos

    ResponderEliminar
  10. Por eso siguen triunfando en nuestros días y la tuya ... ahora mismo cenaría con ella.

    ResponderEliminar
  11. Todo un lujo, pero esa cebolla triunfando en lo mas alto debe estar deliciosa...Me encanta!!!
    Besos

    ResponderEliminar
  12. Buena no buenisima!!!La has puesto bien cargadita,como a mi me gusta ummm....
    Besets.

    ResponderEliminar
  13. Vaya Oteador, pues justo ayer leía en el blog de Charo de Re-coquinaria, que unas tortas redondas y planas, llamadas staititai, eran elaboradas por los antiguos griegos, a modo de pizza, y por lo que defienden algunos autores, esas tortas podrían ser las precursoras de nuestras actuales pizzas. Al parecer la receta se menciona en Ateneo, Banquete de los eruditos, XIV 646 b. Fíjate que coincidencia, o qué confluencia de información, que nos lleva ahora a pensar, sobre el origen de la pizza.
    Lo que es indiscutible, como bien dices, es que es un plato maravilloso, para comer cualquier cosa, lo que tengamos a mano o lo que nos apetezca. Admite todo ingrediente, gusta a todo el mundo, se hace rápida, fácil, bueno, todo son ventajas.
    Esta receta tuya, se ve apetecible, con su quesito derretido hummm, si hasta aquí me llegan sus aromas.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  14. La pizza y la historia estupendas!!!! Desde luego que tiene un aspecto magnífico, como para hincarle el diente...ummm esa cebollita.

    ResponderEliminar
  15. Que rica, me gusta el colorido que tiene, tiene que estar muy buena.Besos.

    ResponderEliminar